Los derechos fundamentales de todo ser humano (La sanidad, la educación, la justicia, el derecho a una vivienda digna, a sacar adelante a una familia, a aspirar a una justicia real, accesible y gratuita...), nunca deberían ser objeto de negocio, especulación o privatización. Si un gobierno gestiona mal, cámbiese el gobierno. Pero que no se utilice la rentabilidad como argumento para el saqueo de los bienes públicos. Los derechos no tienen precio, ni son negociables.


viernes, 23 de junio de 2017

¿Ximo, Rafa, Rafa, Ximo?

Buenas noches a todos.

Tengo cantidad de amigas y amigos, o "personas con las que mantengo una relación de amistad", que dirían los modernos de mi Consellería, con los que compartí la cabalgada y remontada de Pedro. Me pareció de justicia, algo épico y quijotesco, con ese amor romántico que nos queda por la defensa del débil.

Pero ahora no puedo compartir la escisión del PSPV, ni que Ximo Puig pase ahora a ser el depositario de los errores. No sé si es que estamos cayendo en un cierto talibanismo, en un revanchismo o en un entusiasmo de inercia por ir cambiando cosas. No se puede criticar ni pedir tolerancia ni democracia cuando nos cebamos sobre los vencidos por el simple hecho de haber opinado distinto que nosotros. Me sabe muy mal no compartir el entusiasmo de los Pepes, las Pepas, las Mariaangeles, los Rafas y tantos otros con los que me une la ilusión socialista desde hace muchos, muchos años. Pero me da mucha pena recordar aquellas interminables asambleas de facultad de los primeros años 70 en las que se discutía, estilo Pablito, quien era más marxista, más troskista, más comunista y más lo que sea. Siempre había un *ismo que se oponía a otro *ismo, un subgrupo que se oponía al otro.

Y ese me ha parecido siempre el cáncer de la izquierda: las familias (faltan los municipios y los sindicatos), las subfamilias, etc. La lucha fratricida mientras los lobos están fuera descojonándose de nuestra candidez. Si gana un Rafa, mañana aparecerá un Mario, una Marisa, un álguien que subdividirá al partido y montará otra ramificación. Y habremos desaprovechado una hermosa ocasión para que la izquierda permanezca cambiando nuestro País Valenciano. Y desde luego, poco podremos ofrecer a aquellos votantes que se nos fueron, y menos a la gente joven, con esta imagen de guerra interna.

Desde siempre, poco se ha respetado en las alianzas a aquel que ha segado el camino de su rey para colocarse en el trono. Aunque pase a ocuparlo, su corona no será la misma, ni su respetabilidad ante los otros. Me parecería un error histórico que a mitad de legislatura el PSPV aparte a Ximo, como me parecerá si los de Compromís se cargan a Mónica, Y será muy triste que vuelvan los Camps y las Ritas, o las Boniges con su encanto y elegancia a saquear nuestra tierra porque estamos jugando a putearnos entre nosotros.

Podéis ver mis argumentos como conservadores, como presas del miedo, antidemocráticos, lo que queráis. Pero ni me juego el cargo ni aspiro a ninguno. Por no rozar, hace mucho ya que dejé la militancia por no querer salir en la foto de las Pajines y los Blancos. Miro desde la barrera y con distancia, que es por lo que a lo mejor lo veo diferente. Simplemente, me gustaría que las energías de la izquierda se emplearan en construir y en crecer en lugar de ponerle la zancadilla al que va delante para pasar a ser los primeros. A todo el mundo se le llena la boca de democracia y regeneración, pero al final todo acaba siendo un "quitaros vosotros para que mandemos nosotros". Y no es esto, no es esto.

martes, 20 de junio de 2017

Los ángeles de la guarda

Tiene tela esto, no me digáis. En el nacional-catolicismo de los 60s nos enseñaban que teníamos un ángel a la derecha y un demonio, rojo, claro, a la izquierda. Yo era zurdo, y eso no estaba bien visto, así que pretendieron curarme y quedé como ambidiestro de izquierdas, no sé si se me nota.

Pero el tema seriamente preocupante es el sexo de estas dos entidades. Habría de ser el mismo que el del niño-niña en cuestión, o "persona de edad infantil que tiene entidades de tendencias diversas en ambos lados" que diría la Consellera en cuestión?

¿Podían ser de distinto sexo? ¿Tiene visos de corrupción de menores eso de "vete a dormir con los angelitos" ?¿Eran seres asexuados? ¿Entidades castradas? ¿Cómo se castra a una entidad? Son problemas serios que la Iglesia nunca nos ha resuelto tampoco.

Otro tema, ya más físico, es dónde se meten estos seres cuando vamos en el metro, o cuando estamos en una multitud. ¡Menudo lío de ángeles, buenos y malos!

¿Y cuando estamos en la intimidad? Si estoy relacionándome sexualmente con alguien, los ángeles qué hacen, miran, aplauden, se restriegan entre ellos, rojo con rojo, azul con azul?¿O se mezclan para no aburrirse? Si son asexuados alucinarán al principio, pero igual eso les gusta, y quieren dejar de ser asexuados.

Más aún: Cuando estoy leyendo sentado en el WC, uno de los momentos más relajantes, ¿Están sentados también el ángel y el demonio de la guarda? ¿Dónde? ¿Hay vateres para ángeles o habrá que recoger sus cagadas con una bolsita? Y si no... ¿Miran? ¿Eso no es pecado?

No sé vosotros, pero a mí me desasosiega todo esto. Y más a la hora de dormir, porque como no sé las respuestas vienen a ser unos desconocidos, y dormir con desconocidos queda mál ¡Qué dirá mi ángel de la guarda!

Si queréis más información de carácter científico y comprobada: Canal del misterio.

Ale, que disfrutéis.

jueves, 15 de junio de 2017

Un ejército renovado según las nuevas tendencias

IMPORTANTE: Esto es un mero ejercicio imaginativo, sin ninguna intención de comparar, criticar o referirse a realidad alguna, que se considera de imposible existencia puesto que tanto nivel de,parida es difícilmente alcanzable por personas responsables de cualquier gobierno.


 El ejército-to.

El imperio estaba gobernado por una serie de grupos que se alternaban en el poder. Estos grupos hacía mucho tiempo que se habían separado de su pueblo, y cuando llegaban al poder, al no tener suficientes personas idóneas para ocupar todos los cargos de gestión debían acudir a amigos, compañeros de partido, conocidos, referencias, etc. para rellenar las vacantes que quedaban al expulsar a los del grupo gobernante anterior, fueran o no eficientes en su trabajo.

Eso implicaba que el criterio de ocupación de plazas en los altos cargos de la administración del Imperio ya no era la idoneidad (en realidad, hacía mucho tiempo que había dejado de serlo), sino la proximidad ideológica, más bien mental, de partido, de familia dentro del partido, familia, etc.

En tal situación, los grupos gobernantes de nuestro imperio se habían encastillado en Palacio, donde sólo conocían la realidad de sus gobernados a través de asesores y agradecidos de uno u otro tipo que festejaban sus ocurrencias como sabiduría de gobernantes y acallaban las voces de los gobernados, bien deformándolas o bien calificando las no convenientes como críticas de opositores resentidos.

Se reunió así nuestro gobierno, preocupado como estaba en ramas fundamentales para la salud física y mental de su pueblo. Y decidió reformar el ejército, pues vio que era un resquicio del machismo violento y patriarcal. Así que confió a la Persona Responsable del Ejército y Esas Cosas la propuesta de actuaciones.

Reunido los comités de asesores y asesoras, ninguno de los cuales, obviamente, había sido contaminado por el conocimiento de la materia a tratar, propusieron las siguientes actuaciones:

1- El nombre
Se analizaría mediante consultas a las diferentes sensibilidades el nuevo nombre. De momento, se llamará Ejército-to, como evidencia de lo que se pretende que sea: un ejército tolerante que defienda y practique la tolerancia.

2-De cargos y nomenclaturas.
Los cargos ya no se llamarán Comandante, General, etc. Ni mucho menos La Comandante, La General, etc, que subordinan el hecho femenino a preponderancias machistas. En adelante, se dirá: "Persona que trabaja en el ejército con cargo de...". 

Tampoco se mantendrá, claro, aquello de "A sus ordenes, mi Comandante" pues queda servil y machista. Se dirá simplemente "vale".

3-De uniformes y equipo.
El uniforme actual es monótono, aburrido y represivo, como denota su procedencia patriarcal y machista. Por tanto, sustituiremos los uniformes por diseños alternativos de los mejores modistos, para lo que se convocarán concursos de ideas anuales.

(Para poner esto en marcha, una vez obtenidos los primeros diseños, sin que los militares o las militaras de carrera tuvieran opción de opinar, se confió la confección de los uniformes a la "Red de talleres alternativos", que como no estaban especializados en eso, subcontrataron por 2/3 del importe con la ONG "mejora tu vida cosiendo para nosotros", que como llevaba solamente la parte administrativa subcontrató generosamente organizaciones no lucrativas del tercer mundo que subcontrataron con los "Talleres de Magnanimidad" del cuarto mundo, que permitían a nińos y nińas trabajar para dignificar el plato de arroz que les daban.)

Los importes que se quedaban por el camino no eran, no creáis, con ánimo de lucro, sino para pagar los viajes de miembras y miembros del gobierno y/o sus asesores para verificar que las telas eran de origen ecológico. También se hacían cursos de concienciación en los lugares adecuados para ver de cerca cómo los trabajadores y trabajadores agradecían con sonrisas el bien recibido.

3.2- El casco.
Los cascos actuales recuerdan por su forma el ralo conocimiento y monotonía del predominio patriarcal-machista, con su dureza y rigidez, atributos claramente agresivos de connotación sexual. Los sustituiremos por sombreritos ligeros de fieltro con plumas con los distintos colores del arco iris, que cada persona miembro y miembra del Ejército-to pueda personalizar según su orientación sexual. Estas plumas serán intercambiables fácilmente, por si se quiere cambiar de sexo en mitad del combate, por ejemplo.

3.3-La cantimplora.
Las formas y rigidez de las cantimploras recuerdan a los machos patriarcales con las barrigas propias de su decrepitud y alimentación insana. Se retirarán las cantimploras rígidas actuales y se cambiaran por lindos botijitos confeccionados en los talleres Alternativos de Protección de Oficios Ancestrales. (Aquí se comprobaría después que el camino de subcontratación sería similar al de los uniformes).

3.4-El fusil
El nombre fusil tiene tristes herencias opresivas, y connotaciones de predominio de falos inhiestos que pueden agredir a personas sensibles. Se dirá en adelante "Máquina de hacer Pun Pun", que trae aromas de juegos infantiles sin diferencias de sexo.

Además, eso de utilizar fusiles de asalto es una horterada, pues no se puede elegir, al ir en cargadores y salir en ráfagas, la munición a utilizar. Se rechazan estos y se volverá al fusil de un solo tiro, manteniendo la retrocarga para no mancharnos los uniformes con la pólvora ni el humo.

3.5-La munición.
También es agresiva la forma de esta, por lo que convocaremos concursos y encuentros de diseñadores y diseñadoras para que propongan formas más adecuadas. En cualquier caso, cada persona que trabaje en el Ejército-to deberá personalizar sus balas para las distintas sensibilidades y elegir, gracias al nuevo fusil monodisparo, la bala y su colorido en función de la orientación sexual del enemigo atacante, evitando así herir su moral.

En cualquier caso, las balas serán siempre de calibre menor al del fusil, para que se disperse la energía del disparo y el proyectil salga con fuerza no hiriente, sirviendo así tan solo para anunciar al atacante nuestra disconformidad con su conducta.

Se convocarán, de acuerdo con los sindicatos, cursos-talleres de personalización de fusiles y munición, para lo que se pasarán fondos a los mismos desde el capítulo de alimentación de la tropa, que obviamente ha de ser vegetariana y sana.

3.6-La bayoneta
Resto horrible y falocrático, será inmediatamente desterrada. A sugerencia de un sindicato, se destinarán estas a elementos de cocina, para lo que se organizarán concursos de "El Masterchef de Las Trincheras", en el que expertos chefs impartirán cursos de cocina de campaña, organizados por los sindicatos. Está cocina habrá de ser saludable, ecológica, y verde, para eliminar de nuestro personal del ejército-to la agresividad que da la carne.

3.7-Los tanques
Los tanques ya no usarán más sus armas, para evidenciar nuestra voluntad no violenta. Se pintarán de colores chillones para que el enemigo no se queje de que no son vistos. Serán especialmente considerados aquellos que sean personalizados por su tripulación con motivos no machistas e igualitarios. Se organizarán cursos de personalización de tanques impartidos por los mejores grafitistas, y daremos premios al tanque más glamouroso, el más igualitario y el que mejor sintetice las políticas de pacifismo y buen rollito.

3.8-La artillería.
Atroz símbolo fálico con sus cañones alzados hacia el cielo, ha de convertirse la misma mediante actuaciones como las que siguen:
  • Se pintarán los cañones de colores alegres, y se personalizarán como los fusiles (para lo cual se convocarán ciclos de reuniones entre sindicatos, sicólogos y personas de cargos con responsabilidad en esto para ver si es mejor hacer cursos específicos o valen los mismos)
  • La munición habrá de dejar de ser peligrosa para el enemigo, demostrándole así nuestra voluntad de armonía y paz. Usaremos pirotecnia local cuidando de que estallen sobre las posiciones contrarias bonitos coloridos que enardezcan su pluralidad sexual.

4-Del comportamiento en combate.
El enemigo ya no será el enemigo, sino "la persona de comportamiento erróneo que recurre a la violencia para agredirme".

El miembro del Ejército-to que sea agredido por un enemigo se guardará de responderle, y mucho menos mediante disparos o actitudes que puedan dañarle. En todo caso recurrirá a las nuevas bombas de mano ecológicas que dispersan flores y aromas de paz, mientras acude a la persona que ejerce el cargo de capitán para pedirle hora con el equipo de psicólogos y psicólogas de retaguardia que le incluirán en las sesiones terapéuticas de "Respuesta no violenta ante una agresión injustificada".

Todo aquel soldado que se encuentre incómodo en su trinchera puede reclamar la adaptación de la misma a los estándares, para lo cual se habilitarán equipos móviles de acondicionamiento de lugares de combate. Se incluirán globos, personajes de la tele, búnkeres hinchables y todo aquello que pueda hacer sentir al combatiente como en su infancia.

5-De los himnos, banderas, desfiles, etc.
Los himnos y canciones militares son compendios de agresividad y loa de actuaciones violentas. Quedan desterrados. Se creará una comisión interdepartamental de expertas y expertos que determine qué canciones se deben cantar, predominando las de origen infantil. Como principio, se repartirán mp3 de Cantajuegos, La Tarara y canciones sensuales para que el personal del Ejército-to transforme su paso marcial en sensual contoneo liberador.

Las banderas, igualmente, son restos de un pasado militarista. Sólo se admiten banderas multicolores. La bandera nacional será escondida por si algún o alguna separatista o separatisto se muestra ofendido ante esa agresión a sus derechos. Además, se autorizan campanillas, silbatos brasileños, panderetas y todo aquello que contribuya al olvido de los instrumentos militaristas-machistas-paternalistas-patriarcalistas.

Los desfiles marciales también quedan anulados, por ostentación de militarismo y anulación de la individualidad. Quedarán sustituidos por los "desfiles del orgullo de la persona que ejerce su cargo en el Ejército-to", y los participantes podrán elegir su propio atuendo, pasó y música acompañante.

6-Del encuadramiento.
Las viejas denominaciones de pelotón, compañía, batallón, etc quedan anuladas por retrotraeremos al más rancio militarismo. Quedarán actualizadas las denominaciones de tal forma:

Pelotón pasará a decirse "La peli"
Compañía será "La Peña" (Está genialidad es aportación personal de nuestra Responsable de Nombres Guay, sin equipo de asesores ni nada).
Batallón será "La Peña Grande"
Quedan abolidos los regimientos, porque llevan nombres históricos y como hemos abolido la historia de los planes de estudio nadie los va a entender.

Se convocarán reuniones de expertos y congresos para determinar los nuevos nombres restantes.

Así, por ejemplo, cuando se presente un soldado o una soldada, antes y obsoletamente se decía:
"A sus órdenes, mi comandante, se presenta el/la soldado/soldada del primer pelotón de la tercera compañía del quinto batallón".
Estas fórmula represora y jerárquico-machista ha de ser sustituida por:
"Passa, persona que sirve en el ejército-to con cargo de comandante? Me presento porque quiero y con libre voluntad sin obligación ninguna está persona que ejerce como soldado en el ejército-to en la peli de Brauli (el sargento Braulio) de la peña de Lupi (la capitana Guadalupe, responsable de la compañía) de la peña grande de Caro (Por Caridad, la comandante del batallón).

Con esta orden se comienzan a materializar nuestras transformaciones sociales en el nuevo ejército-to que sembrará la paz y la armonía por medio de la igualdad, la paridad y la no marcialidad.


CONCLUSIÓN FINAL
Puestas en marcha estas actuaciones, el ejército imperial fue arrollado en una mañana por un enemigo antipático y poco dialogante. Cuando los heroicos y escasos componentes que quedaban del ejército-to acudieron a palacio para avisar a todos estos nobles, que estaban en un suntuoso baile paritario y exento de predominio machista, que el enemigo estaba a la puerta, fueron reconvenidos por su negatividad, suciedad del uniforme y lenguaje inapropiado. Total, que les dejaron por imposibles y estos soldados salieron como pudieron por una puerta trasera, mientras la persona responsable de todo aquello ordenó que se abrieran las puertas principales y se extendiera la bandera multicolor con las letras "Wellcome", preparando una gran recepción al enemigo con cantos igualitarios, paritarios y demás arios.

El enemigo entró, y desprovisto de todo tipo de sensibilidad, influido por la preponderancia machista y violenta de sus dirigentes y sin ningún tipo de diferenciación procedió a demostrar a todos los allí presentes cómo su disparada sexualidad rebasaba todas las barreras y colmaba todos los huecos, hasta que aquellos nobles de brillantes palabras y bellas intenciones quedaron reducidos a la esclavitud más total.

Aquel pueblo enemigo se asentó en aquella tierra, y en aquel palacio. Pasó el tiempo y se fueron refinando, y un día una persona responsable de su grupo gobernante encontró - y leyó - los documentos y propuestas sobre la reforma del Ejército. Emocionado, convocó a los aburridos componentes de su gobierno y empezó diciendo...

"Nuestro ejército hasta la fecha ha sido demasiado bárbaro, demostrando su sumisión a trasnochados criterios patriarcales y machistas. He escrito estas propuestas para su transformación en un ejército tolerante..."


Y es que el aburrimiento en el poder no perdona.